Nuestra Historia

La Parriteca

Más de 50 años atrás Ángel Zago llegaba al Perú con muchas ilusiones y conocimientos en embutidos artesanales de auténtica receta Italo argentina.
Hombre trabajador y cariñoso padre de 2 hijos, llegó de Argentina en la década del 60. Tuvo un aporte importante en la gastronomía peruana sobre todo en el ámbito de las brasas. Fue pionero en la elaboración de embutidos parrilleros, implemento Restaurantes de Parrilla y realizo cientos de eventos a domicilio.
Hoy La Parriteca continúa su legado con el mismo cariño y dedicación que Angel Zago nos inculcó.

La Parriteca tiene más de 10 años en constante evolución por encomienda de nuestros propios clientes y amigos. Actualmente la familia “La Parriteca” se encuentra en manos de su hijo menor, Ricieri Zago, la esposa del mismo y sus colaboradores La Parriteca nació con la finalidad de que nuevos clientes y amigos tengan un lugar donde adquirir nuestros embutidos artesanales así como cortes de carne y otros productos para parrilla. Hasta ese momento nuestros embutidos solo eran comercializados en restaurantes y entre amigos, clientes fieles que conocían nuestros productos.

Esta aventura nos llevó a tener todo para su parrilla; carnes importadas, embutidos, vinos, sal parrillera, chimichurri, carbón, etc.

Y si ya teníamos todo… Que faltaba? Los clientes nos empezaron a preguntar y sugerir: “Y por qué no preparan Choripanes?” “ sirven vino? “Y por último nos pidieron un jugoso Bife a la parrilla!. Eso nos llevó a lo que somos hoy.

Un local acogedor y familiar que nos transporta a nuestras raíces Argentinas. Aquí podrán encontrar por un lado el Almacén, con todo lo que necesitas para preparar tu parrilla en casa y por el otro lado el salón de degustación, en donde disfrutaran de todos nuestros embutidos artesanales y una gran selección de carnes importadas preparadas por uno de los mejores parrilleros en la actualidad. Además contamos con vinos Argentinos, Uruguayos y europeos.

Todo conservando el concepto Argentino! Donde la carne, el vino y el pan nunca faltan en la mesa.

Salud y buen provecho!